UNIDAD DEL DOLOR

Se estima que un 20 % de la población padece Dolor Crónico. El estudio y tratamiento de este dolor es el objetivo de una Unidad del Dolor.

En las Unidades del Dolor se realiza un estudio y diagnóstico de los procesos de dolor crónico para entender los mecanismos implicados y aplicar así el tratamiento más específico. Ello implica valorar al paciente y si es preciso, solicitar pruebas complementarias: analíticas, de imagen (RMN, TAC, Gammagrafía, Termografía) y neurofisiológicas fundamentalmente. También es habitual establecer consultas con otros especialistas para tratar mejor el problema.
Una vez estudiado el caso, se realizan tratamientos dirigidos a resolver la causa del dolor siempre que sea posible. En caso contrario, se puede optar por tratamientos que puedan paliar la intensidad del dolor.

El dolor crónico puede incapacitar a una persona y afectarle en todas las esferas de su vida. Aunque incluso con tratamientos especializados, en ocasiones, el dolor crónico puede no desaparecer, pero sí se puede reducir y mucho, permitiendo al paciente una mejor calidad de vida.